La sectorial de representantes de alumnos de Ingeniería e Ingenierías Técnicas en Informática quiere manifestar su apoyo a las enmiendas presentadas por bibliotecarios, consumidores e innovadores a la Directiva IPRED2.

Como futuros profesionales, los estudiantes de titulaciones de informática necesitamos un entorno legal seguro para desarrollar nuestro trabajo de constante innovación. Sin embargo, esta necesidad no debe convertirse en una barrera que dificulte la elección de nuestro modelo de negocio, el software que utilicemos o creemos, así como la cantidad de obras intelectuales que cualquier creación en informática implica, bien sean imágenes, sonidos, textos, etc.

Análogamente, como futuros creadores de programas informáticos y prestadores de servicios en la sociedad de la información, nuestra responsabilidad no puede abarcar todos los usos que terceras personas hagan con estos, ya que, en general, es imposible conocerlos a priori, y los posibles delitos que estos realicen no pueden recaer sobre quién no comete el crimen.

Desde RITSI, advertimos que la Directiva IPRED2 podría:

  • Convertir en criminales a innovadores que las empresas discográficas y cinematográficas acusan de incitar a las infracciones, incluidos los programadores de código abierto, portales de intercambio como YouTube y operadores de internet que no bloquean a sus usuarios.
  • No proporciona una clara guía a los consumidores sobre qué obras pueden ser usadas en concordancia con la ley sin el temor de poder ser acusados de delitos criminales.

 

 

 

 

Así pues, pedimos que apoye las enmiendas presentadas por bibliotecarios, consumidores e innovadores a la Directiva IPRED2 o rechace la Directiva, en el caso de que estas enmiendas no salgan adelante.

Descargar en PDF