“Los Ingenieros e Ingenieros Técnicos en Informática, en el libre ejercicio de su respectiva profesión, así como las empresas que cuenten con dichos profesionales, podrán realizar instalaciones o mantenimiento de equipos de infraestructuras de telecomunicaciones. Para ello deberán darse de alta en el Registro de Instaladores de Telecomunicación, creado en la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información. Allí encontrarán toda la información, normativa y trámites necesarios.

El desempeño de dichas actividades profesionales sólo podrá ser llevado a cabo por titulados competentes, o que consigan acreditar la posesión de las competencias necesarias ante el citado órgano. Entre ellos cabe destacar los siguientes, ya que la posesión de dichas titulaciones habilita de modo directo:

  • Ingeniero en Informática
  • Licenciado en Informática
  • Ingeniero Técnico en Informática de Gestión
  • Ingeniero Técnico en Informática de Sistemas
  • Diplomado en Informática
  • Técnico Superior en Sistemas de Telecomunicación e Informáticos
  • Técnico Superior de Administración de Sistemas Informáticos
  • Técnico Especialista en Equipos de Informática
  • Técnico Especialista en Equipos informáticos

Tal como recoge en su comunicado el Consejo General de Colegios Oficiales de Ingeniería Técnica en Informática, se trata de una excelente noticia para todo el colectivo de Ingenieros e Ingenieros Técnicos en Informática, que ven como se les reconoce una atribución profesional.

Desde RITSI llevamos mucho tiempo trabajando para conseguir el merecido reconocimiento de atribuciones profesionales (exclusivas o compartidas como la actual), asociadas a nuestras competencias adquiridas a través de nuestras titulaciones oficiales y regladas, y demostradas con creces en nuestras experiencias laborales. Por ello, y aunque la presente atribución no era objeto de nuestras principales reivindicaciones, valoramos muy positivamente este valiente avance al haber sido tratados en igualdad de condiciones. Esto atenúa el histórico agravio comparativo al que siempre nos hemos visto expuestos, y el cual confiamos sea abolido, no en nuestro propio beneficio, sino en el de la sociedad en general y el interés colectivo que cualquier país moderno debe perseguir. En la sociedad de la información todo, desde la fabricación de alimentos hasta el control de nuestra salud, derechos e intimidad personal están rodeados de arquitecturas y procesamientos informáticos, y es necesaria la existencia de profesionales cualificados que dirijan, analicen, diseñen, construyan y supervisen los mismos.”

Se adjunta el comunicado.